Semana de Estudios 2018: Tercer día

[Crónica día 15/08/18] Damos comienzo a esta tercera jornada de nuestra Semana de Estudios, en primer lugar con una breve memoria de lo acontecido el día anterior, a cargo del estudiante Carlos Nieto. Posteriormente, el equipo de liturgia nos invitó a entrar en un clima de oración haciendo presente a María, en el día en que como Iglesia celebramos su Asunción, y en ella, a tantos rostros de mujeres por quienes ofrecíamos esta oración.

Ya introduciéndonos en el tema, el Hno. Hugo invitó a un pequeño ejercicio de asociación de las palabras del lema, “presentes”, “en movimiento”, “ni invisibles”, “ni en tránsito”, junto a las experiencias compartidas en las dos jornadas previas. Esto, para no perder de vista los rostros y las experiencias concretas, porque son indispensables para que las reflexiones no caigan en el vacío.

Luego nos compartió una breve presentación autobiográfica, en la cual rescató su vinculación con el arte desde pequeño y, en el inicio de su adolescencia, la experiencia de individuación por parte de “un estudiante salesiano que me preguntó el nombre” al ingresar al colegio; no era uno más sino que tenía una identidad para alguien. Tiempo después inició en la vida religiosa y se especializó en Educación y en Filosofía, y adquirió gran experiencia en la gestión universitaria.

La propuesta del Hno. Hugo para esta jornada fue compartir una serie de ideas, “inputs”, no teorías acabadas, desde la Filosofía, la Educación y la Antropología, que nos permitan recategorizar las experiencias e ideas respecto de las juventudes. Pensadores como Nietzsche, Foulcault, entre otros, nos aportan claves para “animarnos a pensar en el aire, pensar sin supuestos”, dado que todas las ideas en relación a los jóvenes nos han resultado insatisfactorias, pero eso nos lleva a buscar siempre, en la intemperie.

El primer gran tema tiene que ver con la subjetividad, un tema que mucho ha preocupado a la modernidad y que la contemporaneidad se ha encargado de criticar, por haber construido un sujeto occidental, fuerte, varón, blanco, cuya razón lo explica todo, pero que ha dejado de lado las diferencias y ha estado en la base de los grandes atropellos a la humanidad. No se trata de concebir un discurso blando respecto del sujeto, sino reconocer la fragmentación, la inaprehensibilidad y la contingencia de la subjetividad contemporánea, que toma en cuenta las diferencias, aunque no de manera indiferenciada.

El segundo punto se trata de la subjetivación, es decir, de la problematización acerca de los modos en que el sujeto se constituye históricamente como experiencia, que supone la pregunta quiénes somos en este momento, y qué debemos hacer de nosotros mismos. La modificación de sí a través de esta especie de metamorfosis es como un “caleidoscopio”, las variaciones y posibilidades son infinitas.

En tercer lugar, las subjetividades, es decir de las otredades en la experiencia de sí. Yo puedo ser “otros” en distintos momentos. Y a su vez se producen enredamientos de subjetividades en lo social, lo “comunitario” (communitas, es un término de Roberto Espósito) que guarda relación con la comunidad entendida no como el aportar, sino como deuda que se tiene por lo que los demás me dan; y lo político, en cuanto a su finalidad de bien común.

El cuarto punto es sobre una antropología de la subjetivación (siguiendo a Paula Cabrera, UBA), sobre la base de cinco ejes para el estudio de la subjetividad: las maneras de ser, las maneras de hacer, las alquimias corporales, los procesos de socialización en tanto prácticas rituales, y las relaciones sociales (intersubjetividad).

Finalmente, las subjetividades juveniles, cuyo escenario está formado por el agotamiento del adultocentrismo y el patriarcado, la desilusión de los grandes relatos, y la irrupción de “lo juvenil” como un hecho sociológico, como sujeto social.

Luego de estas claves teóricas de análisis, compartimos un video con la primera parte de entrevistas a diversos jóvenes en la que se presentaban y expresaban sus rutinas, las redes sociales que utilizan y su importancia, los lugares favoritos, y sus proyectos de vida.

Estas voces reales nos ayudan a concretizar las reflexiones, para lo cual el Hno. Hugo, nos anticipa algunas posibles “entradas” para un estudio filosófico- educativo- teológico- pastoral, a partir de algunas condiciones e incondiciones juveniles contemporáneas. Ellas son la mutabilidad (espacio-temporalidad), el cuerpo/ sensibilidad/ sensualidad (dimensión estética) y la indignación/ justicia/ derechos/ política (dimensión política).

De este modo quedaron las claves planteadas para continuar en la próxima jornada con la reflexión situada en relación a las juventudes, enriqueciéndonos con los múltiples aportes teóricos y experienciales.

Video de la actividad: