Semana de Estudios 2018: Primer día

[Crónica día 13/08/18] Con unas palabras de bienvenida por parte del Hno. Fernando Kuhn, encargado de la organización general, y del Rector del Centro de Estudios, P. Joaquín Medina, dimos inicio a nuestra XXXIX Semana de Estudios, cuyo lema es: Ni en tránsito ni invisibles: jóvenes presentes y en movimiento.

En un primer momento fuimos invitados a realizar un momento de oración en torno a las juventudes, a sus características, sus dones, y en un gesto de confianza y compromiso ofrecerlos a Dios.

Quien fue convocado para la animación de toda la semana es el Hno. Hugo Vera sdb, Licenciado y Profesor en Filosofía y Ciencias de la Educación, con especialización en Pastoral juvenil. Hugo inició presentando el tema sobre el cual versará la Semana de Estudios, especialmente, los desafíos que nos presentan “las juventudes”. El método de trabajo y reflexión será el “Ver, Juzgar y Actuar” que arraigó en Latinoamérica con la Conferencia de Medellín, que este año cumple su 50º aniversario. La invitación de la semana es “oír” a los jóvenes, para “dejarnos poseer por ellos”, y “no poseerlos”.

El Hno. Miguel del Corro hsf, Licenciado en Trabajo Social y Profesor de Ciencias Religiosas, fue invitado para animar la primera jornada, quien hizo un pequeño racconto sobre su experiencia en relación a su trabajo pastoral, con los jóvenes desde el Centro Barrial Padre Carlos Mugica (de los Hogares de Cristo) de la Villa 31 de Retiro, Buenos Aires.

Sobre “Lxs pibxs del Paco” inició su exposición, explicando el contexto en el cual se desenvuelve esta experiencia. Partiendo de su historia, nos compartió su “aterrizaje” en este lugar, caracterizándolo como “un aterrizaje difícil, pero interesante”, que lo desafió a aprender a leer situaciones de vida que desbordaban cualquier formación previa, e iban cambiando permanentemente.

En un momento de primeras resonancias y pensamientos que se compartieron en relación a los jóvenes en situaciones de adicciones, salían a la luz palabras tales como “vacíos, soledad, vulnerabilidad, desafío, complejidad…”, y también sentimientos de “mucha impotencia, extrañeza, incertidumbre, sensación de fracaso anticipado…”. Esto dio lugar a continuar la exposición del modo de trabajo en el Centro Barrial, el equipo que lo conforma y su finalidad principal que es acompañar a “lxs pibxs del paco”, dado que no son recibidos por ninguna institución, y que a causa del consumo “pierden juventud”. En el Centro hay actividades de emprendimientos laborales, talleres (yoga, deporte, cine, arte terapia), y las dos reglas principales son: “no consumir dentro del centro” y “no agredir a nadie del centro”.

La mirada no está puesta en la recuperación, sino en el acompañamiento para estar mejor. “Sabemos que hay daños neurológicos irreversibles que ocasiona el paco. Pero hay enormes situaciones de mejoría también: el despliegue de su interioridad, la reconciliación con un hermano, el asumir la maternidad.” Los principios de trabajo fundamentales son “acompañar la vida como viene” y “el trabajo cuerpo a cuerpo”, siempre respetando la libertad de cada uno, y el mejor aprendizaje es la paciencia.

Y respecto de la muerte…Día a día “bailamos con la muerte”, con situaciones de muerte y con los chicos que ya no están. Nosotros decimos que hay un centro barrial en el cielo, porque Dios no puede no abrazarlos; creemos que ellos interceden por nosotros, los hacemos presentes en nuestras oraciones, en las misas, ponemos sus fotos”. El compartir de las situaciones vitales de lxs pibxs genera una experiencia personal muy fuerte en los vínculos, y desde la experiencia religiosa también genera un dinamismo muy intenso, por un lado de enojo y por otro de comprobar que “la vida siempre gana”.

Los mismos “pibxs del paco” propusieron una experiencia que le llama “La carpa”, para buscar a los otros pibes que no se acercaban al Centro. Se instaló en la calle y procuraba realizar actividades para recibir a los chicos que estaban consumiendo, proponerles recreación, compartir comida, e invitarlos a los hogares.

Luego tuvo lugar un espacio testimonial, por medio de audios, de jóvenes de una escuela secundaria que quisieron visitar a “lxs pibxs del Paco”, y también de una joven que luego de haber atravesado por esa situación ahora es encargada de “la carpa” y acompaña a otros. Estos testimonios generaron un sinnúmero de sentimientos, pensamientos y emociones que fueron compartidas al finalizar esta primera jornada.

Para concluir, el Hno. Hugo compartió unas palabras: “No es la propuesta dar respuestas, sino ver, juzgar, acoger… la clave está en problematizar nuestros modos de estar en la realidad, lo que nos pasa, ir hacia nosotros y desde nosotros… esto puede ser el inicio de lo que nosotros llamamos Reino”.

Videos:

Introducción:

Lxs pibxs del Paco, Experiencia en el Centro barrial Padre Mujica, Villa 31 Parte I y II:

Fotografías: